martes, 28 de octubre de 2014

Fondos de inversión como alternativas de financiamiento

¿Qué son los estados financieros?

Los gerentes generales necesita cambiar de chip: Invertir para la eficie...

miércoles, 15 de octubre de 2014

¿Estás familiarizado con el término Ahorro-Inversión? Si la respuesta es no, probablemente estés lejos de un disfrutar un retiro libre de trabajo

“La clave es incluir la planificación del retiro y el ahorro en tu presupuesto mensual, considerándolo una prioridad y adoptándolo como un estilo de vida. El primero paso es acercarse a un asesor que pueda escuchar tus necesidades y transformarlas en metas logradas,” Para dar el primer paso hacia un retiro libre de trabajo, Resuelve tu Futuro recomienda poner a trabajar tu dinero en vehículos de ahorro-inversión mediante tres sencillos pasos. 1. Calcula cuánto puedes ahorrar: Solucione Financieras recomienda destinar el 10% de tu sueldo mensual y etiquetar esos ahorros, definiendo qué porcentaje le dedicarás a cada objetivo. De esta forma, podrás proyectar tu presupuesto con tiempos claros y evitarás gastar tus ahorros en gastos imprevistos. Asegúrate que uno de estos objetivos sea el disfrutar de tu retiro. 2. Haz crecer tu dinero: Es cierto que tu AFP te ofrece seguridad y rendimientos atractivos, pero considera qué calidad de vida que quieres tener cuando seas mayor. ¿Lo ahorrado a través de tu AFP será suficiente? Probablemente no. Contempla ahorros adicionales destinados a tu retiro y asegúrate que tu dinero trabaje por ti. Busca un instrumento de ahorro-inversión lo suficientemente flexible para que se ajuste a tus objetivos. Si tu meta es el retiro, puedes escoger un plan a largo plazo que complemente tu AFP. 3. Renueva tu plan: Así como los mercados internacionales son cambiantes, también lo es tu estilo de vida. Con el tiempo llegarán hijos, metas u oportunidades laborales que modificarán tu capacidad de ahorro. Soluciones Financieras recomienda hacer un ajuste que se adapte a tus nuevas necesidades, esto puede suceder cada tres a cinco años, o en el tiempo que consideres necesario.